El consumo desmesurado e “inconsciente” es uno de los causantes del deterioro medioambiental, por no hablar del problema socioeconómico causado a las zonas más pobres del planeta. Pero es una inconsciencia voluntaria si no miramos las etiquetas. Un cambio de rumbo hacia un mundo sostenible implica que cada uno de nosotros nos preocupemos por el impacto de nuestro paso por el planeta, por la huella que dejamos, buscando la alternativa sostenible.

La industria de la moda, concretamente las compañías consideradas fast fashion, es uno de los grandes problemas de este siglo al producir prendas con mano de obra barata, altamente contaminantes y que acaban convirtiéndose al poco tiempo en toneladas de residuos.

A contracorriente surge el movimiento #slowfashion cuyo objetivo es potenciar el consumo de prendas realizadas de forma ética y sostenible. La moda textil hecha con materias renovables y biodegradables, es la alternativa sostenible viable. El consumidor, lo hemos dicho ya en otras ocasiones, tiene mucho que decir al respecto.

Las fibras textiles naturales vs las sintéticas

La demanda de fibras textiles crece cada año y las más demandadas son las sintéticas (poliéster, acrílico, nylon). Su menor coste y la posibilidad de producirlas a gran escala les han hecho ganar terreno sobre las fibras naturales. Pero estas fibras sintéticas sufren un proceso de transformación que conlleva contaminación, gasto energético, y en consecuencia, dañan la salud de las personas.

Al otro lado de la balanza tenemos las fibras naturales, que pueden ser de origen vegetal (algodón, lino, cáñamo, yute…) o de origen animal (como la lana, la seda o el cashmere) y de cuya producción y procesamiento dependen cientos de miles de personas. Las fibras naturales son una opción natural y saludable dado que son recursos renovables y 100% biodegradables.

Pero un consumo excesivo y desmesurado es siempre un problema. Veamos el caso del algodón cuya producción se ve afectada por una demanda cada vez más exigente que ha provocado su producción de forma industrial. Una industria, la del algodón, con un negativo impacto en el medioambiente.

Nota: no es suficiente escoger en función del origen sino que debemos empezar a consumir con consciencia. Mayor calidad, menor cantidad es la alternativa sostenible a la que tenemos que aferrarnos.

Innovación en textiles sostenibles, nuevas fibras naturales

Las fibras naturales, por sus cualidades físicas, son una opción fantástica para la industria de la moda ya que desde la materia prima se asegura la alta calidad del producto final. Por ejemplo, la capacidad natural tanto aislante como térmica de algunas fibras como la lana, la hacen perfecta para determinadas prendas. La fibra de coco, por ejemplo, es muy adecuada para el textil de hogar por su resistencia natural contra los ácaros. La fibra de cáñamo, por poner otro ejemplo, es antibacteriana y muy duradera mientras que el cáñamo es una planta de rápido crecimiento que consume muy poca agua. La piña es otro de los grandes proveedores para la futura industria de la moda. La fibra que se obtiene de sus hojas es una alternativa vegana al cuero, como ya hablamos en su momento sobre la celulosa textil.

Plátano, café, piña, loto, ortiga, cáñamo… son recursos naturales sostenibles con los que la industria textil tiene que empezar a experimentar.

La moda Vegana, más de moda que nunca

La moda vegana se plantea como una iniciativa que apuesta por las fibras de origen vegetal incluso para el calzado. Ser vegano está más de moda que nunca y en ocasiones puede ser un “gancho” al servicio del marketing. Entorno a ello trabaja Ana García, Blogger en Zapatos Veganos, que investiga y contrasta la información que ofrecen las empresas sobre sus “productos veganos”.

Ana acaba de presentar su ebook “Todo sobre el calzado vegano que, si te estás introduciendo en este mundo te puede interesar. Una guía práctica para conocer el mundo del calzado vegano pero también anécdotas, curiosidades y consejos sobre grandes marcas del calzado y su grado de “veganización”, o los aspectos más técnicos como la certificación vegana y los tipos de cuero vegano que existen en el mercado.

...